Causas de la Ansiedad Social

¿Por qué tienes ansiedad social?

Desde que la Asociación Americana de Psiquiatría la reconoció oficialmente como un trastorno en 1980, científicos de todo el mundo han tratado de identificar y comprender las causas del trastorno ansiedad social (TAS).

Como ocurre con la mayoría de los trastornos psicológicos, la mayor parte de los profesionales contemporáneos coinciden en la idea de que el TAS está causado por una combinación de factores genéticos, ambientales y socioeconómicos.

Lo que esto significa es que no existe una causa fundamental específica de la ansiedad social, sino más bien una variedad de factores que pueden conducir a una cierta vulnerabilidad que favorece su desarrollo.

Es importante tener en cuenta que incluso una combinación de la mayoría de estos factores no provoca necesariamente ansiedad social en una persona.

Alguien puede estar dotado de los “genes de la ansiedad social“, haber sido criado por padres demasiado críticos y tener un estilo de apego inseguro, pero nunca llega a tener problemas de ansiedad social y, en general, se siente seguro ante los demás. A pesar de cierta vulnerabilidad, el TAS no aparece.

Por el contrario, otras personas pueden verse afectadas por muy pocos de estos factores y desarrollar ansiedad social como resultado.

Por ejemplo, este puede ser el caso de un individuo que suele ser extrovertido y sociable y que sufre una experiencia social traumática. En este caso, el condicionamiento directo podría provocar el desarrollo del TAS en situaciones de rendimiento.

Las posibles causas del trastorno de ansiedad social

Una vez más, no existe un único factor determinante para el desarrollo del TAS. Más bien, la posibilidad de que surja la ansiedad social aumenta a medida que se combinan ciertas predisposiciones.

Los siguientes factores se han relacionado con la fobia social y se cree que son posibles causas del TAS.

Genes

Aunque los investigadores no han podido identificar un “gen de la ansiedad social” específico, los vínculos familiares son muy comunes entre las personas con TAS.

Especialmente los que padecen el trastorno de ansiedad social generalizado suelen tener varios familiares diagnosticados de TAS o que tienen un temperamento muy tímido y socialmente inhibido.

Por lo tanto, los genes parecen desempeñar un papel en algunas personas afectadas (Spence & Rapee, 2016).

Estilo de apego inseguro

El psicólogo John Bowlby acuñó el término “estilo de apego” (1969). Se refiere a la forma en que nos relacionamos con los demás, especialmente en el plano emocional, y se forma en la primera infancia.

Un vínculo seguro entre el niño y su madre (u otro cuidador primario) sienta las bases de una vinculación emocional segura para el resto de la vida del niño y es un factor importante para la salud psicológica.

Si la madre no responde adecuadamente a las necesidades del niño, el resultado puede ser un estilo de apego inseguro.

Los estudios sugieren que un estilo de apego inseguro es un factor de riesgo para el desarrollo del TAS (Bohlin, Hagekull, & Rydell, 2000Muris, Mayer, & Meesters, 2000).

Deficiencias de los padres

Muchas personas con TAS cuentan que fueron criadas por padres sobreprotectores, controladores, insensibles, rechazantes o emocionalmente distantes.

El control excesivo y el rechazo de los padres se han relacionado con el desarrollo de la ansiedad social (Bögels, Van Oosten, Muris, & Smulders, 2001Wood, McLeod, Sigman, Hwang, & Chu, 2003).

Los padres que dan demasiada importancia a la opinión de los demás, que aíslan socialmente a sus hijos o que los avergüenzan con frecuencia parecen ser también más frecuentes entre las personas con fobia social (Bruch, Heimberg, Berger, & Collins, 1989Stravynski, Elie, & Franche, 1989).

Experiencia(s) social(es) traumática(s)

Aproximadamente la mitad de las personas con TAS afirman que un incidente social que experimentaron como muy humillante marcó el comienzo de su ansiedad social (Öst, 1985).

Una anécdota común que suelen relatar los afectados por la fobia social es la de que se han burlado o se han reído de ellos por no haber respondido adecuadamente a una tarea en la escuela, como leer en voz alta o hacer una presentación.

Los psicólogos llaman a este tipo de aprendizaje condicionamiento directo. Al experimentar una situación social muy incómoda, el cerebro intenta proteger al organismo de tener que experimentarla de nuevo activando las áreas cerebrales responsables de las respuestas de miedo. Esto suele ocurrir cuando apenas se piensa en una experiencia similar.

Este es el sistema de protección inherente al cerebro en funcionamiento, que desgraciadamente es poco útil en el caso de la ansiedad social.

Ser testigo de las experiencias sociales traumáticas de otros

Se han realizado algunos hallazgos interesantes con los primates no humanos que sugieren que simplemente observando a otra persona que tiene una experiencia social traumática podemos aprender a tener miedo de situaciones similares (Öst & Hughdahl, 1981Mineka & Cook, 1991).

Al presenciar las consecuencias sociales negativas de los errores sociales de otros, el cerebro puede estar condicionado a temer situaciones similares, aunque no las haya experimentado directamente. Para las personas con padres o hermanos socialmente ansiosos, esta puede ser una causa relevante.

Sucesos vitales significativamente negativos

Se ha observado que las personas afectadas por el TAS informan con frecuencia de sucesos vitales negativos, como mudarse varias veces durante la infancia, haber sufrido el abuso sexual, el divorcio de los padres, una enfermedad importante durante la infancia, la psicopatología de uno de los padres y conflictos familiares (Kessler, Davis, & Kendler, 1997Magee, 1999Lieb et al., 2000; Bandelow et al., 2004).

Todo apunta a que este tipo de experiencias representan otra predisposición que aumenta la vulnerabilidad a desarrollar el trastorno de ansiedad social.

Déficit de habilidades sociales

Las personas con TAS suelen cuestionar su competencia social, aunque un número abrumador de estudios ha demostrado que la mayoría de los que padecen TAS subestiman claramente su desempeño social (Cartwright-Hatton, Hodges, & Porter, 2003Cartwright-Hatton, Tschernitz, & Gomersall, 2005Clark & Arkowitz, 1975Norton & Hope, 2001Rapee & Abbott, 2006Rapee & Lim, 1992Stopa & Clark, 1993Voncken & Bögels, 2008).

Por otra parte, la mayoría de las personas con TAS también sobrestiman la visibilidad de su ansiedad.

Aun así, algunas personas con ansiedad social demuestran una falta de habilidades sociales (e.g., Alden & Mellings, 2004Alden & Wallace, 1995Baker & Edelmann, 2002).

En estos casos, puede surgir un círculo vicioso que, en última instancia, conduce al desarrollo del TAS, teniendo en cuenta que una deficiencia en las habilidades sociales es probable que conduzca a experiencias sociales negativas, lo que aumenta la evitación social, que de nuevo impide la mejora de las habilidades sociales (Spence, Donovan, & Brechman-Toussaint, 1999).

Sesgos cognitivos (o: formas desfavorables de pensar)

Los sesgos cognitivos están relacionados con la forma en que percibimos el mundo que nos rodea. Dependen en gran medida de nuestras creencias, estados de ánimo y nuestra forma de pensar.

Imagina que te piden que evalúes tu bienestar un viernes por la tarde. Ahora imagina lo mismo, pero un lunes por la mañana. Es probable que tus respuestas difieran de alguna manera, dado que el mundo tiende a ser más colorido cuando se acerca el fin de semana.

Al igual que tu forma de pensar afectó a tus respuestas en la encuesta imaginaria anterior, las personas con ansiedad social están muy influenciadas por las creencias que tienen sobre sí mismas, los demás y el mundo.

Además, es probable que un estado emocional ansioso y deprimido afecte a la forma en que las personas con TAS perciben su entorno y a sí mismas en las situaciones sociales.

Las personas socialmente ansiosas son más propensas a percibir señales sociales que indican aburrimiento, enojo y rechazo, en lugar de alegría, aprobación y aceptación. Suelen malinterpretar las opiniones de los demás debido a este sesgo de negatividad.

Se ha sugerido que los sesgos cognitivos pueden conducir al desarrollo del trastorno de ansiedad social (Alfano & Beidel, 2011).

Sin embargo, no está claro si deben considerarse causas fundamentales de la ansiedad social, ya que también pueden interpretarse como meras manifestaciones o síntomas del trastorno.

Vulnerabilidades biológicas

Aunque no hay pruebas suficientes para demostrar la existencia de anomalías estructurales en el trastorno de ansiedad social, se han producido algunos hallazgos interesantes que sugieren ciertas diferencias biológicas.

Al igual que ocurre con los sesgos cognitivos, no está claro si estas diferencias neurobiológicas son causas de la ansiedad social o si más bien deben considerarse manifestaciones del TAS tras su aparición.

Influencias culturales

Las culturas individualistas, como las de América del Norte y la mayor parte de Europa, valoran la confianza social y los individuos extrovertidos tienden a destacar en estas sociedades.

Esto deja a las personas de temperamento reservado y tímido en una posición en la que o bien ajustan su personalidad a los estándares sociales o sufren las consecuencias de no encajar.

Esto último incluye a menudo recibir salarios más bajos, tener menos amigos y parejas románticas, y luchar con la sensación de ser inadecuado, entre otras cosas (Alden & Taylor, 2004Hart, Turk, Heimberg, & Liebowitz, 1999Spokas & Cardaciotto, 2014).

Para las personas con este tipo de temperamento, el desarrollo de la fobia social puede ser una consecuencia (Brockveld, Perini, & Rapee, 2014).

Being shy and introverted are often seen as undesirable traits in individualistic cultures.

En las culturas colectivistas, como las de Asia oriental, se suele apreciar un temperamento tímido y más bien reservado. En estas sociedades, las personas muy extrovertidas y exaltadas suelen considerarse groseras e irrespetuosas.

Y, de hecho, cuando se observa la prevalencia del TAS en países como Japón y China, las cifras tienden a ser más bajas en comparación con los países occidentales, como Estados Unidos y Rusia (Hofmann, Asnaani, & Hinton, 2011).

Las expectativas sociales pueden influir en lo que se considera un deterioro funcional y, por tanto, en lo que se clasifica como trastorno psicológico.

Sin embargo, aunque el TAS, definido como el miedo a la evaluación negativa y a la humillación, no es tan común en las culturas colectivistas, en estas sociedades se puede encontrar a menudo otro tipo de miedos sociales.

Especialmente en Japón, está bien documentado el miedo a hacer sentir incómodos a los demás. Se ha sugerido que este fenómeno, denominado Taijin Kyofusho, está relacionado con las normas culturales que valoran la interdependencia y la armonía social (Rector, Kocovski, & Ryder, 2006).

Aunque la cultura en la que crece un individuo parece influir en las probabilidades de desarrollar el TAS, debe tratarse más bien como un factor de predisposición y no como una causa fija. Sin embargo, como ya se ha señalado en varias ocasiones, responde a todas las causas de ansiedad social enumeradas en esta página.

El Taijin Kyofusho, un tipo de ansiedad social que predomina en Japón, se ha asociado con el miedo a ofender a los demás.

Otra cosa que hay que tener en cuenta es que las cuestiones psicológicas no siempre son fáciles de generalizar, ya que la composición biológica única de una persona y sus experiencias vitales crean una forma peculiar de estar en el mundo.

Es decir, no todo el mundo reacciona igual ante una situación determinada. Esto también es cierto para el procesamiento emocional de los acontecimientos vitales perturbadores y explica por qué no todas las personas afectadas por las vulnerabilidades mencionadas desarrollan el TAS.

Para conocer las numerosas terapias eficaces para la ansiedad social, consulta nuestra guía completa de tratamiento.


Alden, L. E., & Taylor, C. T. (2004). Interpersonal processes in social phobia. Clinical psychology review, 24(7), 857–882. https://doi.org/10.1016/j.cpr.2004.07.006

Alden, L. E., & Mellings, T. M. B. (2004). Generalized Social Phobia and social judgments: the salience of self- and partner-information. Journal of Anxiety Disorders, 18(2), 143–157. doi:10.1016/s0887-6185(02)00244-x

Alden, L. E., & Wallace, S. T. (1995). Social phobia and social appraisal in successful and unsuccessful social interactions. Behaviour research and therapy, 33(5), 497–505. https://doi.org/10.1016/0005-7967(94)00088-2

Alfano, C. A., & Beidel, D. C. (Eds.). (2011). Social anxiety in adolescents and young adults: Translating developmental science into practice. American Psychological Association. https://doi.org/10.1037/12315-000

American Psychiatic Association. (1980). Diagnostic and statistical manual. Washington, DC: APA Press.

Aouizerate, B., Martin-Guehl, C., & Tignol, J. (2004). Neurobiologie et pharmacothérapie de la phobie sociale [Neurobiology and pharmacotherapy of social phobia]. L’Encephale, 30(4), 301–313. https://doi.org/10.1016/s0013-7006(04)95442-5

Baker, S. R., & Edelmann, R. J. (2002). Is social phobia related to lack of social skills? Duration of skill-related behaviours and ratings of behavioural adequacy. British Journal of Clinical Psychology, 41(3), 243–257. https://doi.org/10.1348/014466502760379118

Bandelow, B., Charimo Torrente, A., Wedekind, D., Broocks, A., Hajak, G., & Rüther, E. (2004). Early traumatic life events, parental rearing styles, family history of mental disorders, and birth risk factors in patients with social anxiety disorder. European archives of psychiatry and clinical neuroscience, 254(6), 397–405. https://doi.org/10.1007/s00406-004-0521-2

Birbaumer, N., Grodd, W., Diedrich, O., Klose, U., Erb, M., Lotze, M., Schneider, F., Weiss, U., & Flor, H. (1998). fMRI reveals amygdala activation to human faces in social phobics. Neuroreport, 9(6), 1223–1226. https://doi.org/10.1097/00001756-199804200-00048

Bögels, S. M., van Oosten, A., Muris, P., & Smulders, D. (2001). Familial correlates of social anxiety in children and adolescents. Behaviour research and therapy, 39(3), 273–287. https://doi.org/10.1016/s0005-7967(00)00005-x

Bohlin, G., Hagekull, B., & Rydell, A.-M. (2000). Attachment and social functioning: A longitudinal study from infancy to middle childhood. Social Development, 9(1), 24–39. https://doi.org/10.1111/1467-9507.00109

Bruch, M. A., Heimberg, R. G., Berger, P., & Collins, T. M. (1989). Social phobia and perceptions of early parental and personal characteristics. Anxiety Research, 2(1), 57–65. https://doi.org/10.1080/08917778908249326

Cartwright-Hatton, S., Hodges, L., & Porter, J. (2003). Social anxiety in childhood: the relationship with self and observer rated social skills. Journal of child psychology and psychiatry, and allied disciplines, 44(5), 737–742. https://doi.org/10.1111/1469-7610.00159

Clark, J. V., & Arkowitz, H. (1975). Social anxiety and self-evaluation of interpersonal performance. Psychological Reports, 36(1), 211–221. https://doi.org/10.2466/pr0.1975.36.1.211

Condren, R. M., O’Neill, A., Ryan, M. C., Barrett, P., & Thakore, J. H. (2002). HPA axis response to a psychological stressor in generalised social phobia. Psychoneuroendocrinology, 27(6), 693–703. https://doi.org/10.1016/s0306-4530(01)00070-1

Cook, M., & Mineka, S. (1991). Selective associations in the origins of phobic fears and their implications for behavior therapy. In P. R. Martin (Ed.), Handbook of behavior therapy and psychological science: An integrative approach (pp. 413–434). Pergamon Press.

Heimberg, R. G., Hope, D. A., Dodge, C. S., & Becker, R. E. (1990). DSM-III-R subtypes of social phobia. Comparison of generalized social phobics and public speaking phobics. The Journal of nervous and mental disease, 178(3), 172–179. https://doi.org/10.1097/00005053-199003000-00004

Hofmann, S. G., Anu Asnaani, M. A., & Hinton, D. E. (2010). Cultural aspects in social anxiety and social anxiety disorder. Depression and anxiety, 27(12), 1117–1127. https://doi.org/10.1002/da.20759

Hofmann, S. G., Newman, M. G., Ehlers, A., & Roth, W. T. (1995). Psychophysiological differences between subgroups of social phobia. Journal of Abnormal Psychology, 104(1), 224–231. https://doi.org/10.1037/0021-843X.104.1.224

Kessler, R. C., Davis, C. G., & Kendler, K. S. (1997). Childhood adversity and adult psychiatric disorder in the US National Comorbidity Survey. Psychological Medicine, 27(5), 1101–1119. https://doi.org/10.1017/S0033291797005588

Levin, A. P., Saoud, J. B., Strauman, T., Gorman, J. M., Fyer, A. J., Crawford, R., & Liebowitz, M. R. (1993). Responses of “generalized” and “discrete” social phobics during public speaking. Journal of Anxiety Disorders, 7(3), 207–221. https://doi.org/10.1016/0887-6185(93)90003-4

Lieb, R., Wittchen, H. U., Höfler, M., Fuetsch, M., Stein, M. B., & Merikangas, K. R. (2000). Parental psychopathology, parenting styles, and the risk of social phobia in offspring: a prospective-longitudinal community study. Archives of general psychiatry, 57(9), 859–866. https://doi.org/10.1001/archpsyc.57.9.859

Magee W. J. (1999). Effects of negative life experiences on phobia onset. Social psychiatry and psychiatric epidemiology, 34(7), 343–351. https://doi.org/10.1007/s001270050154

Muris, P., Mayer, B., & Meesters, C. (2000). Self-reported attachment style, anxiety, and depression in children. Social Behavior and Personality: An International Journal, 28(2), 157–162. https://doi.org/10.2224/sbp.2000.28.2.157

Norton, P. J., & Hope, D. A. (2001). Analogue observational methods in the assessment of social functioning in adults. Psychological Assessment, 13(1), 59–72. https://doi.org/10.1037/1040-3590.13.1.59

Öst, L.-G. (1985). Ways of acquiring phobias and outcome of behavioral treatments. Behaviour Research and Therapy, 23, 683-689.

Öst, L.-G., & Hugdahl, K. (1981). Acquisition of phobias and anxiety response patterns in clinical patients. Behaviour Research and Therapy, 19(5), 439–447. https://doi.org/10.1016/0005-7967(81)90134-0

Rapee, R. M., & Abbott, M. J. (2006). Mental representation of observable attributes in people with social phobia. Journal of Behavior Therapy and Experimental Psychiatry, 37(2), 113–126. https://doi.org/10.1016/j.jbtep.2005.01.001

Rapee, R. M., & Lim, L. (1992). Discrepancy between self- and observer ratings of performance in social phobics. Journal of Abnormal Psychology, 101(4), 728–731. https://doi.org/10.1037/0021-843X.101.4.728

Rector, N.A., Kocovski, N.L. & Ryder, A.G. Social Anxiety and the Fear of Causing Discomfort to Others. Cogn Ther Res 30, 279–296 (2006). https://doi.org/10.1007/s10608-006-9050-9

Schneier, F. R., Liebowitz, M. R., Abi-Dargham, A., Zea-Ponce, Y., Lin, S. H., & Laruelle, M. (2000). Low dopamine D(2) receptor binding potential in social phobia. The American journal of psychiatry, 157(3), 457–459. https://doi.org/10.1176/appi.ajp.157.3.457

Schwartz, C. E., Wright, C. I., Shin, L. M., Kagan, J., & Rauch, S. L. (2003). Inhibited and uninhibited infants “grown up”: Adult amygdalar response to novelty. Science, 300(5627), 1952–1953. https://doi.org/10.1126/science.1083703

Spence, S. H., Donovan, C., & Brechman-Toussaint, M. (1999). Social skills, social outcomes, and cognitive features of childhood social phobia. Journal of abnormal psychology, 108(2), 211–221. https://doi.org/10.1037//0021-843x.108.2.211

Spence, S. H., & Rapee, R. M. (2016). The etiology of social anxiety disorder: An evidence-based model. Behaviour research and therapy, 86, 50–67. https://doi.org/10.1016/j.brat.2016.06.007

Spokas, M. E., & Cardaciotto, L. (2014). Heterogeneity within social anxiety disorder. In J. W. Weeks (Ed.), The Wiley Blackwell handbook of social anxiety disorder (pp. 247–267). Wiley Blackwell. https://doi.org/10.1002/9781118653920.ch12

Stein, M. B., Goldin, P. R., Sareen, J., Zorrilla, L. T., & Brown, G. G. (2002). Increased amygdala activation to angry and contemptuous faces in generalized social phobia. Archives of general psychiatry, 59(11), 1027–1034. https://doi.org/10.1001/archpsyc.59.11.1027

Stopa, L., & Clark, D. M. (1993). Cognitive processes in social phobia. Behaviour research and therapy, 31(3), 255–267. https://doi.org/10.1016/0005-7967(93)90024-o

Stravynski, A., Elie, R., & Franche, R. L. (1989). Perception of early parenting by patients diagnosed avoidant personality disorder: a test of the overprotection hypothesis. Acta psychiatrica Scandinavica, 80(5), 415–420. https://doi.org/10.1111/j.1600-0447.1989.tb02999.x

Tillfors, M., Furmark, T., Marteinsdottir, I., Fischer, H., Pissiota, A., Långström, B., & Fredrikson, M. (2001). Cerebral blood flow in subjects with social phobia during stressful speaking tasks: a PET study. The American journal of psychiatry, 158(8), 1220–1226. https://doi.org/10.1176/appi.ajp.158.8.1220

Voncken, M. J., & Bögels, S. M. (2008). Social performance deficits in social anxiety disorder: reality during conversation and biased perception during speech. Journal of anxiety disorders, 22(8), 1384–1392. https://doi.org/10.1016/j.janxdis.2008.02.001

Wood, J. J., McLeod, B. D., Sigman, M., Hwang, W. C., & Chu, B. C. (2003). Parenting and childhood anxiety: theory, empirical findings, and future directions. Journal of child psychology and psychiatry, and allied disciplines, 44(1), 134–151. https://doi.org/10.1111/1469-7610.00106

Mostrar Referencias

Pinea, Comparte & Síguenos