¿Importa lo Que los Demás Piensen de Ti?

“No deberías preocuparte por lo que los demás piensen de ti”. – Seguro que has oído esto muchas veces.

Pero, ¿es realmente un buen consejo? ¿Es un signo de confianza en uno mismo si no te importa la opinión de los demás sobre ti? ¿Es algo por lo que hay que esforzarse?

What other people think of us has a direct impact on our happiness.

Es normal que nos preocupe la opinión que los demás tienen de nosotros. Las impresiones que causamos en los demás tienen un impacto importante en todos los ámbitos de la vida. Afectan a nuestras relaciones, a nuestra vida profesional y a nuestro bienestar en general. Ser querido y aceptado por los demás es una necesidad psicológica básica.

En otras palabras: estar algo preocupado por lo que los demás piensan de ti es perfectamente normal e incluso es adaptativo.

Sin embargo, esto no significa que no puedas exagerar. Cuando estas preocupaciones se vuelven excesivas, puedes sufrir ansiedad social.

Esto significa que hay un punto óptimo de preocupación: ni demasiado poco, ni demasiado.

Examinemos esto con más detalle.

There is a sweet spot of concern for the opinions of others about us.

Gestión de la Imagen y Representación Personal

La gente suele estar atenta a su imagen. La mayoría de las veces, lo hacen sin tratar de generar una impresión particular en los demás, sino simplemente para asegurarse de que los demás siguen teniéndolos en cuenta de forma positiva.

Sin embargo, a veces las personas están motivadas para ser percibidas de una manera determinada.

Los términos gestión de la imagen (o impresión) y autorrepresentación se han utilizado indistintamente para describir nuestros intentos de influir en lo que los demás piensan de nosotros (Leary y Kowalski, 1990).

Todo el mundo lleva a cabo estos intentos. Ya sea que esté a dieta, piense en qué ropa ponerse, qué decir cuando conozca gente nueva o tenga una entrevista de trabajo, está tratando de ser percibido de una manera específica.

Everyone engages in impression management. Whether you are on a diet, think about what clothes to wear, what to say when meeting new people, or have a job interview - you are trying to be perceived in a specific way.

Esto es cierto incluso para aquellos que supuestamente no se preocupan por lo que los demás piensan de ellos.

Un adolescente que se viste de forma provocativa y “siempre” dice lo que piensa puede intentar ser percibido como alguien independiente de la opinión de los demás. Sin embargo, el deseo de ser percibido de esta manera revela exactamente lo contrario.

La gestión de las impresiones es un aspecto importante de nuestra vida cotidiana. Hemos evolucionado viviendo en grupos, dependiendo en gran medida de ser aceptados e incluidos por los demás miembros de nuestra tribu.

Era crucial para nuestra supervivencia ser percibidos como un miembro valioso de la comunidad. Los que no lo eran, eran excluidos de la comunidad y quedaban sin posibilidades de salir adelante por sí mismos.

Percibir cuando los demás nos desaprueban nos ayuda a ajustar nuestro comportamiento, para poder caer bien y ser aceptados, conseguir un buen trabajo, encontrar una pareja atractiva, etc. La autorrepresentación puede ayudarnos a mejorar nuestras probabilidades de vivir una vida feliz.

Como ves, es útil preocuparse por lo que los demás piensan de ti. Pero, ¿qué ocurre cuando estas preocupaciones se van por la borda?

Motivación por la Gestión de la Imagen y Ansiedad Social

Cuando estamos motivados para ser percibidos de una manera específica, podemos ajustar nuestro comportamiento para obtener el resultado deseado. Sin embargo, esto no siempre es posible.

Por ejemplo, puedes estar motivado para que los demás piensen que eres muy inteligente. Esto puede no ser un problema para usted en circunstancias normales.

Pero si quiere generar esta impresión en un grupo de académicos de alto rendimiento, puede percibirlo como un gran reto y luchar por conseguirlo.

Cuando nuestro deseo de que nos vean de una manera determinada es alto, y nuestra confianza en nuestra capacidad para generar esta impresión es baja, el resultado es la ansiedad social.

Cuando nuestro deseo de que nos vean de una manera determinada es alto, y nuestra confianza en nuestra capacidad para generar esta impresión es baja, el resultado es la ansiedad social.

Cuando nos sentimos socialmente ansiosos, puede establecerse un círculo vicioso. Sentimos que estamos ansiosos, lo que suele aumentar nuestro deseo de controlar nuestra impresión. Después de todo, no queremos que nos vean como ansiosos e inseguros.

Al mismo tiempo, nuestra ansiedad social nos hace sentir aún menos seguros de generar la impresión deseada. Si estás ansioso, puede ser difícil que te perciban como alguien capaz, inteligente, divertido, seguro de sí mismo, etc.

¿Cómo Reducir la Ansiedad Social?

Para romper este círculo vicioso, puede utilizar las siguientes preguntas como guía útil:

  • ¿En qué situaciones experimentas ansiedad social?
  • ¿Cuál es la impresión que suele tratar de generar?
  • ¿Qué puede hacer para mejorar su confianza en poder generar esta impresión?
  • ¿Por qué crees que ser percibido de esta manera es tan importante para ti?
  • ¿Cómo puedes ser más tolerante a no ser percibido de esta manera?
  • ¿Cómo te gustaría manejar la ansiedad en situaciones sociales y cómo puedes conseguirlo?

El modo en que debe abordar su ansiedad social depende de numerosas variables.

Si sólo la experimentas en algunos escenarios concretos, te conviene practicar habilidades que te ayuden a causar la impresión deseada.

Por ejemplo, si quieres que te perciban como una persona con conocimientos, no hay nada de malo en empezar a leer más y tomar clases sobre los temas que te interesan.

Si quieres que te perciban como un orador seguro de sí mismo, únete a Toastmasters y practica tus habilidades para hablar en público.

Sin embargo, si tu ansiedad social es más persistente y aparece en muchas situaciones, puede que tengas que adoptar un enfoque diferente.

Tratamiento de la Ansiedad Social

En su versión más grave, los miedos sociales pueden convertirse en un trastorno de ansiedad social. En este punto, la persona se ve muy afectada por el deseo de ser percibida de una manera determinada.

Las personas afectadas suelen dejar de participar en actividades sociales normales, como fiestas, reuniones familiares y citas.

Otros pueden abstenerse de obtener un título universitario por miedo a participar en grupos más grandes, o se quedan por debajo de su potencial profesional porque rehúyen las obligaciones sociales intimidantes.

Cuando este es el caso, puede estar justificada la ayuda profesional. Hay una serie de enfoques terapéuticos para el trastorno de ansiedad social que han demostrado ser tratamientos eficaces.

There are a number of therapeutic approaches to social anxiety disorder that have been proven to be effective treatments.

El tratamiento de la ansiedad social suele durar unas 12 semanas y puede dar lugar a mejoras significativas. Entre los enfoques más comúnmente aplicados se encuentran:

  • la terapia cognitivo-conductual
  • la terapia psicodinámica
  • terapia interpersonal
  • terapia basada en la atención plena

Sin embargo, hay más opciones para quienes no mejoran con el tratamiento estándar.

Consejos Prácticos para la Ansiedad Social

Para aquellos que no padecen un trastorno de ansiedad social, pero que quieren reducir sus miedos sociales a pesar de ello, hemos reunido un par de consejos prácticos:

  • Busca la exposición repetida a las situaciones que te asustan. Tu cerebro y tu cuerpo se acostumbrarán a ellas y aprenderás que no hay consecuencias graves por no ser percibido exactamente como deseas.
  • Practica para que te perciban exactamente de la forma que te da miedo. Esto aumentará tu tolerancia y disminuirá tu ansiedad social. Los ejercicios de ataque a la vergüenza funcionan muy bien para este propósito.
  • Aprenda y practique la respiración profunda. Es una técnica de respiración práctica que puede ayudarte a controlar los síntomas de ansiedad a medida que aparecen.
  • Empieza a meditar. Se ha demostrado que la práctica regular de la atención plena cambia el cerebro de forma que reduce la ansiedad social y mejora el control emocional.
  • Cuando te sientas ansioso en situaciones sociales, centra tu atención en la tarea que tienes entre manos, por ejemplo, prestando atención a lo que se dice, a lo que tú dices, etc. Cuando su atención se desplace hacia la ansiedad, tome nota y devuélvala suavemente a la tarea en cuestión.

Leary, M. R., & Kowalski, R. M. (1990). Impression management: A literature review and two-component model. Psychological Bulletin, 107(1), 34–47. https://doi.org/10.1037/0033-2909.107.1.34

Mostrar Referencias

Comparte & Síguenos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *