¿Se Nota la Ansiedad Social? ¿Se Puede Saber si Alguien la Tiene?

Las personas con ansiedad social suelen preocuparse por parecer socialmente ineptas y ser rechazadas. Dada la intensa ansiedad que suelen experimentar en situaciones sociales, se preguntan si su ansiedad social es perceptible y si los demás pueden darse cuenta de que la padecen.

La ansiedad social suele ir acompañada de signos observables de excitación física. Sin embargo, las personas afectadas tienden a sobrestimar el grado en que los demás notan estas señales. No hay ningún rasgo objetivo fácilmente discernible que indique si una persona tiene ansiedad social o simplemente es tímida y algo insegura.

Social anxiety can be noticeable, but it is often less so than affected people think.

Veamos con más detalle las conclusiones de la literatura de investigación disponible.

Valoraciones Propias y de los Observadores Respecto a la Ansiedad Social

Una característica común entre los individuos socialmente ansiosos es la tendencia a sobreestimar el grado en que su ansiedad es perceptible para los demás y a subestimar lo bien que se desenvuelven en situaciones sociales (p.ej., Rapee & Lim, 1992Norton & Hope, 2001).

Cuando se pide a observadores independientes que las califiquen, las personas con ansiedad social suelen obtener mejores resultados en estas medidas de lo que creen.

Las valoraciones del trastorno de ansiedad social por parte de los propios afectados y de los observadores tienden a diferir. Las personas con ansiedad social suelen percibir su ansiedad como más intensa y su desempeño social como más deteriorado que los observadores independientes (Norton y Hope, 2001).

El grado en que una persona teme ser juzgada y evaluada negativamente, así como la cantidad de pensamientos negativos que tiene, están directamente relacionados con estas diferencias de percepción (Norton y Hope, 2001).

Este patrón puede observarse en diferentes condiciones psicológicas, en las que las personas con problemas psicológicos se ven a sí mismas de forma más negativa que las demás.

Parece que esto es especialmente cierto en el caso de las personas con trastorno de ansiedad social (TAS), que probablemente experimentan un sesgo de negatividad cuando evalúan su propia apariencia social.

Al verse a sí mismos como más ansiosos de lo que realmente están y al juzgar su actuación peor de lo que realmente es, intentan ir a lo seguro y evitar resultados peores.

Socially anxious people often think their anxiety and social performance are worse than they really are. Therefore, it is not easy to tell if someone has social anxiety.

Sin embargo, esto no significa que las autoevaluaciones de las personas socialmente ansiosas estén completamente equivocadas.

Aunque los resultados de la investigación sugieren un sesgo de negatividad con respecto a su propia persona, también señalan que hay un deterioro real del rendimiento social y una ansiedad más intensa en comparación con los controles sanos.

Esto significa que la ansiedad se puede notar y el rendimiento social disminuye, simplemente no tanto como las personas socialmente ansiosas creen.

Signos Visibles de Ansiedad y Deseabilidad Social

En general, las personas con trastorno de ansiedad social se ven a sí mismas como inferiores a los demás y viven con la sensación de que no pueden estar a su altura (Antony, Rowa, Liss, Swallow, & Swinson, 2005Weisman, Aderka, Marom, Hermesh, & Gilboa-Schechtman, 2011).

En consonancia con esta idea están los hallazgos de que las personas con TAS suelen estar convencidas de que los demás tienen estándares muy altos y rígidos de desempeño social (p.ej., Moscovitch, 2009Moscovitch & Hofmann , 2007) y esperan ser juzgados y evaluados negativamente si no los cumplen (Bielak & Moscovitch, 2012Wilson & Rapee, 2005).

People with SAD are often convinced that others have very high and rigid standards for social performance.

Por esta razón, las personas socialmente ansiosas ocultan partes de sí mismas que pueden ser socialmente indeseables y adoptan conductas de evitación sutiles o completas para evitar ser criticadas o rechazadas (Heerey & Kring, 2011Plasencia, Alden, & Taylor, 2011).

Una de las cosas que las personas con fobia social más comúnmente tratan de ocultar son sus signos físicos de ansiedad (Bielak & Moscovitch, 2012).

En la mente de las personas socialmente ansiosas, los signos visibles de ansiedad son un fuerte indicador de baja deseabilidad social.

Las investigaciones sugieren que las personas con TAS relacionan dichos signos con una menor fuerza de carácter y atractividad, así como con ser anormal y parecer que se tiene una condición psiquiátrica y una ansiedad severa (Purdon, Antony, Monteiro, & Swinson, 2001Roth, Antony, & Swinson, 2001).

Infografía: Las personas socialmente ansiosas tienen algunas creencias negativas muy drásticas sobre los signos visibles de la ansiedad.

Curiosamente, las personas con ansiedad social marcada sobrestiman los atributos positivos que conlleva parecer socialmente seguro (Bielak y Moscovitch, 2012).

Al igual que el efecto halo, en el que atribuimos falsamente cualidades muy deseables a personas físicamente atractivas (Eagly, Ashmore, Makhijani, & Longo, 1991), las personas socialmente ansiosas creen que parecer seguras de sí mismas en las interacciones sociales conlleva toda una serie de beneficios.

Esto provoca, entre otras cosas, dos efectos. En primer lugar, aumenta su ansiedad cuando están cerca de personas seguras de sí mismas, dado que se sienten fuera de su alcance y anhelan su aprobación.

People with social anxiety tend to experience anxiety when around self-confident individuals, given that they feel like they are out of their league and crave their approval.

En segundo lugar, lleva a intentar suprimir cualquier signo visible de ansiedad, lo que paradójicamente tiende a intensificarlos.

Cuanto más intensa sea la ansiedad y los síntomas físicos asociados a ella, más fácil será notarlos.

Sensaciones Corporales y Percepción de la Ansiedad Social

Otro aspecto importante a tener en cuenta son las sensaciones corporales internas y la excitación física de las personas con fobia social.

La mayoría de las personas afectadas utilizan su excitación física como una respuesta directa a lo bien que lo están haciendo durante una situación social y cómo se están presentando (Wild, Clark, Ehlers, & McManus, 2008).

Sin embargo, las sensaciones corporales y la excitación no son necesariamente buenos indicadores de lo bien que va la interacción, ya que nuestros estados internos no suelen ser evidentes para las personas que nos rodean.

Socially anxious people use their physical arousal as a direct feedback to how well they are doing during a social situation and how they come across

Por ejemplo, una persona puede sentirse muy ansiosa y experimentar una presión en el pecho durante una conversación. Sin embargo, es probable que su compañero de conversación esté inmerso en la conversación, centrándose en lo que se está diciendo, disfrutando de una charla interesante.

Muchas personas con ansiedad social caen en este error de pensamiento, creyendo que lo que sienten es evidente para todos los que les rodean.

En realidad, a menudo no es así. Una vez más, puede parecer que la ansiedad es obvia para todos los que les rodean, cuando en realidad no lo es, al menos no tanto como tienden a creer.

Conclusión

  • La ansiedad social puede ser perceptible cuando la persona afectada experimenta síntomas agudos.
  • La ansiedad puede manifestarse a través de signos visibles de ansiedad (temblor, rubor, sudoración, voz temblorosa, etc.) o a través de un deterioro de la actuación social (evitar el contacto visual, ser reservado, comportarse de forma socialmente inapropiada, etc.).
  • Aunque las personas no afectadas pueden darse cuenta de que una persona está socialmente ansiosa, perciben menos la ansiedad de lo que las personas afectadas tienden a creer, y califican su desempeño social mejor que las propias personas afectadas.
  • Sentirse y comportarse con cierta inseguridad en determinadas situaciones sociales es bastante normal. Por lo tanto, al ver a una persona insegura, la mayoría de la gente no asumirá que sufre un trastorno psicológico.

Si sufres de ansiedad social y te preguntas qué puedes hacer para superarla, dirígete a nuestra extensa guía de tratamiento para obtener una visión completa.


Antony, M. M., Rowa, K., Liss, A., Swallow, S. R., & Swinson, R. P. (2005). Social Comparison Processes in Social Phobia. Behavior Therapy, 36(1), 65–75. https://doi.org/10.1016/S0005-7894(05)80055-3

Bielak, T., & Moscovitch, D. A. (2013). How do I measure up? The impact of observable signs of anxiety and confidence on interpersonal evaluations in social anxiety. Cognitive Therapy and Research, 37(2), 266–276. https://doi.org/10.1007/s10608-012-9473-4

Eagly, A. H., Ashmore, R. D., Makhijani, M. G., & Longo, L. C. (1991). What is beautiful is good, but…: A meta-analytic review of research on the physical attractiveness stereotype. Psychological Bulletin, 110(1), 109–128. https://doi.org/10.1037/0033-2909.110.1.109

Heerey, E. A., & Kring, A. M. (2007). Interpersonal consequences of social anxiety. Journal of abnormal psychology, 116(1), 125–134. https://doi.org/10.1037/0021-843X.116.1.125

Moscovitch, D. A. (2009). What is the core fear in social phobia? A new model to facilitate individualized case conceptualization and treatment. Cognitive and Behavioral Practice, 16(2), 123–134. https://doi.org/10.1016/j.cbpra.2008.04.002

Moscovitch, D. A., & Hofmann, S. G. (2007). When ambiguity hurts: Social standards moderate self-appraisals in generalized social phobia. Behaviour Research and Therapy, 45(5), 1039–1052. https://doi.org/10.1016/j.brat.2006.07.008

Norton, P. J. and Hope, D. A. (2001). Kernels of Truth or Distorted Perceptions: Self and Observer Ratings of Social Anxiety and Performance. Faculty Publications, Department of Psychology. 882. https://digitalcommons.unl.edu/psychfacpub/882

Plasencia, M. L., Alden, L. E., & Taylor, C. T. (2011). Differential effects of safety behaviour subtypes in social anxiety disorder. Behaviour research and therapy, 49(10), 665–675. https://doi.org/10.1016/j.brat.2011.07.005

Purdon, C., Antony, M., Monteiro, S., & Swinson, R. P. (2001). Social anxiety in college students. Journal of Anxiety Disorders, 15(3), 203–215. https://doi.org/10.1016/S0887-6185(01)00059-7

Rapee, R. M., & Lim, L. (1992). Discrepancy between self- and observer ratings of performance in social phobics. Journal of Abnormal Psychology, 101(4), 728–731. https://doi.org/10.1037/0021-843X.101.4.728

Roth, D., Antony, M. M., & Swinson, R. P. (2001). Interpretations for anxiety symptoms in social phobia. Behaviour Research and Therapy, 39(2), 129–138. https://doi.org/10.1016/S0005-7967(99)00159-X

Weisman, O., Aderka, I. M., Marom, S., Hermesh, H., & Gilboa-Schechtman, E. (2011). Social rank and affiliation in social anxiety disorder. Behaviour research and therapy, 49(6-7), 399–405. https://doi.org/10.1016/j.brat.2011.03.010

Wild, J., Clark, D. M., Ehlers, A., & McManus, F. (2008). Perception of arousal in social anxiety: effects of false feedback during a social interaction. Journal of behavior therapy and experimental psychiatry, 39(2), 102–116. https://doi.org/10.1016/j.jbtep.2006.11.003

Wilson, J. K., & Rapee, R. M. (2005). The interpretation of negative social events in social phobia with versus without comorbid mood disorder. Journal of Anxiety Disorders, 19(3), 245–274. https://doi.org/10.1016/j.janxdis.2004.03.003

Show References

Share & Follow

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *