Terapia Psicodinámica para la Ansiedad Social

En la actualidad, existen varios tipos de psicoterapia que han demostrado su eficacia en el tratamiento del trastorno de ansiedad social. Uno de estos enfoques es la terapia psicodinámica.

Durante mucho tiempo, no se incluyó en las recomendaciones de tratamiento estándar para los individuos con fobia social, ya que carecía de pruebas suficientes de su eficacia. Sin embargo, esto ha cambiado a lo largo de la última década.

La terapia psicodinámica (TPD) ha demostrado ser tan eficaz como la terapia cognitivo-conductual (TCC) en el tratamiento del trastorno de ansiedad social (TAS). Aunque la TCC puede dar resultados ligeramente mejores a corto plazo, la TPD es igual de eficaz a largo plazo y representa una opción de tratamiento válida.

Echa un vistazo a las siguientes estadísticas de un estudio de resultados a largo plazo realizado por Leichsenring y sus colegas (2014). Podrás ver que al comparar sus efectos 2 años después de la intervención del tratamiento, la TCC y la TPD habían dado lugar a resultados casi idénticos.

La tasa de respuesta se refiere al porcentaje de pacientes que experimentaron una disminución significativa de la ansiedad social a causa del tratamiento. La tasa de remisión indica el porcentaje de pacientes que superaron por completo su trastorno de ansiedad social.

Un estudio a largo plazo encontró una eficacia casi idéntica para la terapia cognitivo-conductual y la terapia psicodinámica en el tratamiento del trastorno de ansiedad social.

Muchas personas con ansiedad social no responden a la recomendación de tratamiento estándar de la TCC y a muchas les repele la idea de exponerse gradualmente a las situaciones que temen.

Esto no sólo hace que muchas personas abandonen prematuramente el proceso de tratamiento, sino que muchas ni siquiera lo inician.

La TPD es una gran opción para estos individuos, así como para aquellos que buscan una comprensión más profunda de su problema.

A continuación, examinaremos más de cerca este enfoque y desglosaremos cómo explica y trata la ansiedad social.

¿Qué es la terapia psicodinámica?

La terapia psicodinámica analiza la forma particular en que una persona se relaciona con los demás. Basada en la teoría psicoanalítica, sostiene que las relaciones interpersonales son el motor de la psique humana. La comprensión psicológica de estos patrones relacionales, en su mayoría inconscientes, puede conducir a un alivio sintomático.

Dadas sus raíces psicoanalíticas, la TPD concede gran importancia a lo inconsciente, a la relación terapéutica y a una actitud analítica. Por ello, a menudo se le denomina también psicoanálisis relacional.

Al centrarse en las relaciones interpersonales del paciente, el tratamiento intenta analizar principalmente los siguientes aspectos:

  • Los principales vínculos del paciente (Sus relaciones más importantes)
  • El entorno relacional (¿Con quién se relaciona el paciente? ¿Qué importancia tienen estas relaciones para él?)
  • La intersubjetividad (Surge cuando dos personas interactúan entre sí; tiene componentes conscientes e inconscientes)
  • Relaciones de objeto (En la TPD, “objeto” se refiere a una persona que tiene un significado afectivo para el paciente)

Veamos con más detalle por qué son tan importantes los vínculos centrales del paciente.

La Importancia del Vínculo en el Tratamiento Psicodinámico

Cuando tenemos problemas con las personas más significativas para nosotros, la terapia psicodinámica habla de un conflicto relacional (también: dinámico). Si el conflicto dinámico es importante y permanece inconsciente o no se resuelve, pueden surgir síntomas como resultado.

Según la teoría psicodinámica, el vínculo es la materia prima de la vida mental y nosotros somos el resultado de atravesar esta relación.

En otras palabras, nuestras relaciones más importantes proporcionan la materia de la que estamos hechos. Sin ellas, no existiríamos. Sólo existimos en relación con los demás.

Por lo tanto, las relaciones del paciente son el núcleo de la TPD.

Teoría Relacional & el Trastorno de Ansiedad Social

Hay muchos contribuyentes importantes a la teoría psicodinámica. Sin embargo, los tres autores siguientes son los más importantes en lo que respecta al desarrollo de la ansiedad social.

John Bowlby (psiquiatra y psicoanalista británico)

Bowlby acuñó el término estilo de apego. Creía que la relación madre-hijo (u otro cuidador principal) determina nuestros patrones relacionales a lo largo del resto de nuestra vida.

¿Buscamos vínculos estrechos o mantenemos a los demás a distancia? ¿Nos mueve el miedo a ser abandonados o confiamos en los demás?

Si esta primera y crucial relación con nuestra madre no es segura, podemos desarrollar un estilo de apego inseguro, que se ha relacionado con muchos problemas psicológicos, como la ansiedad social.

Donald Winnicott (pediatra y psicoanalista británico)

De forma similar, Winnicott creía que la madre (u otro cuidador principal) desempeña un papel decisivo para el desarrollo psicológico de su hijo. Propuso el concepto de madre suficientemente buena.

Argumentaba que la madre no necesita ser perfecta, siempre que satisfaga las necesidades del niño de forma suficientemente buena. Si no lo hace, su hijo puede sentir que su verdadero yo es inaceptable para ella, lo que lleva al desarrollo de un falso yo.

Esto se considera un mecanismo de defensa psicológico para proteger el verdadero yo del niño y puede conducir a la ansiedad social.

Melanie Klein (psicoanalista austriaca)

Klein sostenía que una de las principales luchas a las que nos enfrentamos cuando somos niños es la de comprender que estamos separados de nuestra madre (o de otro cuidador principal). En ese momento, el niño comprende que la madre (objeto) y el hijo (sujeto) no son la misma entidad.

Cuando esto ocurre, el niño se da cuenta de que ambos, sentimientos de amor y también de odio, existen en relación con la madre. Este odio surge cuando el niño proyecta en ella sus propias partes destructivas. Esto da lugar al miedo a ser castigado (Klein lo denomina “posición paranoica”).

Cuando el niño consigue reconocer que la madre tiene lados buenos y malos, experimenta sentimientos de culpa y quiere reparar el daño causado (que él mismo provocó en su imaginación). Esto se denomina “posición depresiva”.

Si este proceso de reparación (imaginaria) no tiene éxito, puede desarrollarse la ansiedad social porque los objetos se experimentan como hostiles y perseguidores.

Among psychodynamic theorists, there is a strong consensus about the importance of the mother-child relationship, especially during early childhood.

Entre los teóricos de la psicodinámica, existe un fuerte consenso sobre la importancia de la relación madre-hijo, especialmente durante la primera infancia.

A continuación se presenta una lista de las experiencias de la infancia que suelen relatar las personas socialmente ansiosas (Baeza, 2007):

  • La sensación de que el amor, la aprobación o incluso la atención tenían que ser logrados (en lugar de ser proporcionados incondicionalmente).
  • Las relaciones con el o los cuidadores principales eran inseguras e imprevisibles (en lugar de seguras y protectoras).
  • Falta general de apoyo emocional y crecer en un entorno familiar crítico (en lugar de contar con cuidadores de apoyo).
  • Sentirse abandonado en momentos cruciales de la infancia (lo que suele provocar miedo a apegarse a los demás).

Como puedes ver, la calidad de los primeros vínculos importantes de un niño determina las bases psicológicas para el resto de su vida.

Sin embargo, esto no significa que este marco predisponente no pueda modificarse en un momento posterior. Ahí es precisamente donde interviene la terapia psicodinámica.

¿Cómo trata la terapia psicodinámica la ansiedad social?

Al igual que el psicoanálisis, la terapia psicodinámica anima al paciente a poner en palabras el mayor número posible de sus experiencias psicológicas.

El tratamiento no es instructivo y considera que es el propio paciente, y no el terapeuta, quien posee el conocimiento que puede conducir a la curación.

Sin embargo, este conocimiento es en su mayoría inconsciente. El trabajo del terapeuta es ayudar al paciente a acceder a este conocimiento oculto y dar sentido a su experiencia.

Una de las principales herramientas para ello es la relación terapéutica. Cuando el paciente y el terapeuta trabajan juntos, su relación mutua funciona como una fuerza impulsora del cambio.

Infografía: Entre el terapeuta y el paciente se desarrolla una relación que da lugar a una comunicación consciente e inconsciente. La relación terapéutica puede conducir a una experiencia transformadora.

Durante el proceso de tratamiento, el paciente y el terapeuta intentan descubrir las experiencias relacionales que provocaron la aparición de la ansiedad social.

Al mismo tiempo, prestan mucha atención a las relaciones actuales del paciente y comprueban si se transforman en el camino.

En cierto sentido, la relación terapéutica tiene el potencial de proporcionar una experiencia correctiva para el paciente, satisfaciendo cualquier necesidad emocional que pueda surgir durante el curso del tratamiento.

A diferencia de la terapia cognitivo-conductual centrada en los síntomas, la TPD tradicional tiene un importante componente ascético.

Esto significa que la TPD no busca la curación de problemas psicológicos específicos en sí mismos. En cambio, intenta cultivar el autoconocimiento, que puede conducir a experiencias de autotransformación.

Sin embargo, dados sus efectos aliviadores, en la actualidad se utiliza a menudo como medio para reducir los síntomas. Existen varias intervenciones breves (10-36 sesiones) que han demostrado reducir la ansiedad social de forma bastante fiable (Bögels, Wijts, Oort, & SallaertsJohansson et al., 2017Leichsenring et al., 2013).

Entre los cambios objetivos que suelen observarse a lo largo del proceso de tratamiento se encuentran:

  • Mejora de las habilidades de comunicación
  • Mejor manejo de los conflictos
  • Mejora de la asertividad
  • Disminución del aislamiento social

Sin embargo, el tratamiento psicodinámico se interesa especialmente por los cambios subjetivos que experimenta el paciente.

Dada su naturaleza, no pueden generalizarse. Sin embargo, cabe destacar las reducciones significativas de la ansiedad social que experimentaron la mayoría de los pacientes incluidos en las investigaciones.

Un componente importante de la TPD es la visión analítica que probablemente desarrolle el paciente durante su paso por el proceso terapéutico. Al analizar detalladamente todas sus relaciones importantes, es probable que esta actitud acompañe al paciente incluso después de terminar el tratamiento.

An important component of psychodynamic therapy is the analytic view the patient is likely to develop while passing through the therapeutic process. By analyzing all their important relationships in detail, this attitude is likely to accompany the patient even after they finish treatment.

El proceso de reconocer y resolver las tensiones y conflictos interpersonales que se experimentan en la relación terapéutica puede aplicarse luego a las relaciones significativas del paciente fuera del entorno terapéutico. Por lo tanto, la TPD tiende a tener efectos sustanciales a largo plazo.

Veamos uno de los muchos conceptos que suelen aplicarse en el tratamiento.

El Tema del Núcleo Conflictivo de la Relación (abreviatura en inglés: CCRT)

Un concepto comúnmente utilizado por los terapeutas psicodinámicos para identificar y trabajar sobre patrones relacionales problemáticos es el Tema del Núcleo Conflictivo de la Relación (CCRT; Luborsky, 1984).

Se refiere a un patrón perjudicial en el momento de relacionarse con los demás y consta de tres elementos diferentes. Un deseo del paciente, una respuesta de uno o varios otros y una respuesta del paciente.

Infografía para ilustrar el Tema del Núcleo Conflictivo de la Relación (TCR) de Luborsky.

Un ejemplo de un CCRT para una persona con ansiedad social podría ser algo así (Gabbard, 1992, como se citó en Leichsenring, Beutel, & Leibing, 2007):

“Deseo ser afirmado por los demás (D). Sin embargo, los demás me humillarán (RO). Me siento avergonzado y me da miedo estar con los demás, así que he decidido evitar exponerme (RS, síntomas de fobia social).”

A pesar de que este es un ejemplo común, hay que tener en cuenta que el CCRT de las personas socialmente ansiosas puede diferir significativamente del mencionado.

Es importante tener en cuenta que la CCRT se activa cuando una persona con TAS percibe un peligro externo e interno.

Es importante entender que el CCRT se activa cuando una persona con TAS percibe un peligro externo e interno.

Durante el tratamiento, el terapeuta y el paciente intentan identificar el patrón relacional único del paciente, que está estrechamente relacionado con los síntomas de ansiedad social.

Posteriormente, este patrón relacional específico representa el principal tema de interés en el proceso terapéutico.

Si el paciente y el terapeuta establecen una buena alianza terapéutica, pueden identificar y analizar cómo se manifiesta el CCRT en el entorno terapéutico.

Al hacerlo, el tema del núcleo conflictivo de la relación puede cambiarse activamente, lo que potencialmente conduce a la reducción de la ansiedad social.

Diferencias con el Psicoanálisis Tradicional

Dadas sus similitudes, muchas personas ponen el psicoanálisis y otros enfoques psicodinámicos en la misma caja. Al fin y al cabo, el psicoanálisis es un enfoque psicodinámico y proporciona el terreno en el que están enraizados otros enfoques dinámicos.

Sin embargo, hay algunas diferencias importantes que justifican la distinción entre ambos. Echemos un vistazo a ellas.

Psicoanálisis Tradicional(Otros) Enfoques Psicodinámicos
Las pulsiones y los impulsos del sujeto (cliente/paciente) son el foco principal.El vínculo entre el sujeto y otras personas es el foco principal.
El objeto (la otra persona) se ve como un medio para satisfacer al sujeto.El sujeto y el objeto dependen el uno del otro, ya que es su vínculo el que conduce a la satisfacción.
Las relaciones son un medio para obtener placer.Las relaciones proporcionan la materia de la que estamos hechos. Las necesitamos para existir.
El sujeto se desarrolla a medida que satisface sus pulsiones y aprende a controlarlas.El sujeto se desarrolla al relacionarse con los demás y al establecer vínculos importantes.

¿Es la terapia psicodinámica la opción adecuada para ti?

A estas alturas, probablemente hayas visto que la TPD es una opción de tratamiento válida para quienes sufren de ansiedad social. Sin embargo, esto no significa que sea automáticamente la opción adecuada para ti en tu situación concreta.

En pocas palabras: Si buscas un enfoque centrado en los síntomas, que te enseñe técnicas específicas y que te permita obtener resultados rápidos, la TCC puede ser la mejor opción.

Dicho esto, la TPD ofrece un enfoque más profundo y tiene el potencial de abordar la causa fundamental de tu ansiedad social (y no sólo rascar la superficie).

(Como nuestro objetivo es proporcionar información imparcial en este sitio web, queremos señalar que muchos terapeutas de la TCC creen que nuestros puntos de vista distorsionados, pensamientos irracionales y conductas de evitación inadaptadas son la causa principal de la ansiedad social. Según este punto de vista, la TCC aborda la causa fundamental del TAS).

With that said, PDT offers a more profound approach and has the potential to address the root cause of your social anxiety (and not just scratch the surface).

Aunque sea difícil de ver, la ansiedad es a menudo el resultado de tensiones, conflictos y dificultades interpersonales. Identificarlos y cambiar tus patrones relacionales puede tener un impacto profundo y positivo en tus síntomas.

Además, como demostraron los ensayos que mencionamos anteriormente, la TPD puede dar resultados rápidos.

Al final, sólo tú puedes decidir si un enfoque psicodinámico es adecuado para ti. Si sufres de ansiedad social, lo más importante es que inicies un proceso terapéutico. Ya sea la TPD, la TCC o cualquier otra terapia eficaz que destacamos en nuestra completa guía de tratamiento.

Si no estás seguro del tipo de enfoque que ofrece una institución o un terapeuta, ponte en contacto con ellos y pregunta. De este modo, aumentarás las posibilidades de iniciar una terapia que te guste y con la que te quedes.

Conclusiones

  • La terapia psicodinámica se basa en la idea de que los vínculos interpersonales son la materia de la que estamos hechos.
  • Existen numerosas perspectivas que difieren ligeramente. Sin embargo, existe un consenso general sobre la importancia del vínculo materno-infantil durante la primera infancia y cómo predispone nuestra constitución psicológica durante el resto de nuestra vida.
  • El motivo exacto por el que padecemos ansiedad social es difícil de precisar y de generalizar. Responder a esta pregunta para una persona determinada es uno de los objetivos de la TPD.
  • La base del tratamiento psicodinámico es la relación y la comunicación entre el paciente y el terapeuta.
  • El tratamiento busca controlar y aprender a vivir con la ansiedad. Esto se consigue comprendiendo la forma única en que nos relacionamos con los demás.
  • La terapia psicodinámica es un tratamiento eficaz para la ansiedad social, especialmente a largo plazo.
  • El tipo de terapia que busques y el terapeuta que elijas influyen de forma importante en que la encuentres útil y la sigas. Pregunta qué tipo de terapia se ofrece y no evites cambiar de terapeuta si crees que no te conviene.

Baeza Velasco, Carolina. (2007). Tratamientos eficaces para el trastorno de ansiedad social. Cuadernos de neuropsicología, 1(2), 127-138. Recuperado em 04 de junho de 2021, de http://pepsic.bvsalud.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-41232007000200004&lng=pt&tlng=es.

Bögels, S. M., Wijts, P., Oort, F. J., & Sallaerts, S. J. (2014). Psychodynamic psychotherapy versus cognitive behavior therapy for social anxiety disorder: an efficacy and partial effectiveness trial. Depression and anxiety, 31(5), 363–373. https://doi.org/10.1002/da.22246

Gabbard G. O. (1992). Psychodynamics of panic disorder and social phobia. Bulletin of the Menninger Clinic, 56(2 Suppl A), A3–A13.

Leichsenring, F., Beutel, M., & Leibing, E. (2007). Psychodynamic psychotherapy for social phobia: a treatment manual based on supportive-expressive therapy. Bulletin of the Menninger Clinic, 71(1), 56–83. https://doi.org/10.1521/bumc.2007.71.1.56

Leichsenring, F., Salzer, S., Beutel, M. E., Herpertz, S., Hiller, W., Hoyer, J., Huesing, J., Joraschky, P., Nolting, B., Poehlmann, K., Ritter, V., Stangier, U., Strauss, B., Stuhldreher, N., Tefikow, S., Teismann, T., Willutzki, U., Wiltink, J., & Leibing, E. (2013). Psychodynamic therapy and cognitive-behavioral therapy in social anxiety disorder: a multicenter randomized controlled trial. The American journal of psychiatry, 170(7), 759–767. https://doi.org/10.1176/appi.ajp.2013.12081125

Leichsenring, F., Salzer, S., Beutel, M. E., Herpertz, S., Hiller, W., Hoyer, J., Huesing, J., Joraschky, P., Nolting, B., Poehlmann, K., Ritter, V., Stangier, U., Strauss, B., Tefikow, S., Teismann, T., Willutzki, U., Wiltink, J., & Leibing, E. (2014). Long-term outcome of psychodynamic therapy and cognitive-behavioral therapy in social anxiety disorder. The American journal of psychiatry, 171(10), 1074–1082. https://doi.org/10.1176/appi.ajp.2014.13111514

Luborsky, L. (1984). Principles of Psychoanalytic Psychotherapy: Manualfor Supportive-Expressive Treatment. New York, Basic Books.

Mostrar Referencias

Comparte & Síguenos