Diagnóstico de la Fobia Social

Los diagnósticos de las patologías de salud mental, como el trastorno de ansiedad social (TAS), están regulados por manuales diagnósticos.

Estos manuales ayudan a los clínicos a identificar y distinguir entre las distintas afecciones, cuyos síntomas a menudo se solapan y pueden ser algo parecidos.

Por ejemplo, la aparición de ataques de pánico en un paciente puede apuntar al diagnóstico del trastorno de pánico.

Sin embargo, al examinar el miedo subyacente a estos ataques, el clínico puede llegar a la conclusión de que el paciente no está preocupado por su salud, sino por ser visto como débil y ser juzgado por ello.

En este caso, el diagnóstico del trastorno de ansiedad social (también: fobia social) puede ser más probable.

En esta completa guía, resumimos los criterios exactos del diagnóstico del TAS y te ayudamos a hacerte una idea de tu situación actual.

Como verás, el diagnóstico oficial sólo puede realizarlo un profesional cualificado. Tendrás que consultar con tu médico, psiquiatra o psicólogo en persona para que te diagnostiquen.

Dicho esto, entremos al tema.

¿Cómo se diagnostica la ansiedad social?

Normalmente, el trastorno de ansiedad social es diagnosticado por psiquiatras, psicólogos o médicos habituales. Examinan el historial médico del paciente, comprueban los síntomas predominantes y verifican si cumplen o no los criterios del diagnóstico establecidos por un manual diagnóstico oficial.

Dependiendo de tu país de residencia y del centro de salud mental o del profesional al que acudas, el manual utilizado para diagnosticar el TAS puede variar.

Hay dos manuales principales que se utilizan para diagnosticar las condiciones de salud mental: El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM) y la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE).

Una tercera opción, el manual de Diagnóstico Psicodinámico Operacionalizado (DPO), es utilizada a veces por los profesionales que tienen una formación psicodinámica. En lugar de centrarse exclusivamente en los síntomas del paciente, pretende medir las variables de la teoría psicodinámica y establecer diagnósticos científicamente aceptables para este enfoque terapéutico.

El DSM-5 se utiliza principalmente en Estados Unidos y con fines de investigación. La CIE-10 se utiliza internacionalmente para diagnosticar los trastornos mentales. Los terapeutas psicodinámicos utilizan a veces el OPD-2 para diagnosticar los trastornos psiquiátricos según la teoría psicodinámica.

Aunque se ha cuestionado su utilidad clínica, estos manuales pueden ayudar a (American Psychiatric Association, 2013):

  • identificar los factores que causan y mantienen el malestar y el sufrimiento de una persona
  • respaldar el diagnóstico con una sólida base de conocimientos científicos
  • elegir el tratamiento y la intervención más eficaces y exhaustivos;
  • tener procesos de tratamiento más transparentes;
  • definir la gravedad del trastorno (por ejemplo, el DSM-5 distingue entre leve, moderado, grave y extremo).

¿Qué se entiende exactamente por criterios diagnósticos?

Los criterios diagnósticos son las descripciones particulares de una enfermedad o trastorno. Se basan en estudios científicos y generalizan los signos y síntomas típicos de una condición específica. Entre otros, tienen en cuenta los contextos culturales, emocionales, cognitivos y conductuales.

Por ejemplo, digamos que se estudian 2.000 personas con ansiedad social y que el 98% de ellas presentan un miedo irracional cuando se exponen a un posible escrutinio público.

Este miedo se consideraría un síntoma y luego se generaliza, se estandariza, se comprueba su fiabilidad y se establece como criterio diagnóstico del TAS. Así, se puede crear una lista de comprobación de diversos síntomas y especificaciones.

Veamos los criterios de diagnóstico de cada uno de estos manuales. Esto te dará una buena idea de si estás o no afectado por el TAS.

Criterios diagnósticos del DSM-V para el trastorno de ansiedad social

El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM) es publicado por la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) y se revisa y actualiza periódicamente.

Si vives en Estados Unidos, es probable que se utilice este manual para diagnosticar tu trastorno de ansiedad social. Incluso si vives en otro lugar, es posible que tu médico se incline por utilizarlo.

Criterios diagnósticos oficiales del DSM-5 para el diagnóstico del trastorno de ansiedad social (fobia social).

En cuanto al especificador solo actuación, el DSM-5 señala:

“Los individuos con trastorno de ansiedad social sólo de actuación tienen miedos de actuación que son típicamente los que resultan más incapacitantes en su vida profesional (p. ej., músicos, bailarines, artistas, deportistas) o en las situaciones que requieren hablar en público de forma habitual. Los temores de actuación también pueden manifestarse en el trabajo, la escuela o el ámbito académico en el que se requieren presentaciones públicas regulares. Los individuos con trastorno de ansiedad social sólo de actuación no temen ni evitan las situaciones sociales sin actuación.”

A continuación, veamos los criterios diagnósticos de la CIE-10.

Criterios diagnósticos de la CIE-10 para la fobia social

A diferencia del DSM, el manual de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) no sólo abarca las patologías mentales, sino todo tipo de enfermedades.

Lo publica la Organización Mundial de la Salud (OMS) y se utiliza a escala mundial. Esto permite hacer un seguimiento de las prevalencias específicas de las enfermedades (¿Cuántas personas están afectadas en un momento dado? ¿Cuántas personas las padecen en algún momento de su vida?).

A diferencia del DSM, las afecciones psiquiátricas no se denominan trastornos, sino enfermedades. Como verás, la CIE-10 no diagnostica el trastorno de ansiedad social, sino la fobia social.

Criterios diagnósticos oficiales de la CIE-10 para la fobia social (trastorno de ansiedad social).

Por último, pero no menos importante, veamos cómo el DPO-2 aborda el diagnóstico del trastorno de ansiedad social.

Criterios diagnósticos del DPO-2 para la fobia social

El Diagnóstico Psicodinámico Operacionalizado (DPO) es un manual diagnóstico y práctico para la psicoterapia. A diferencia de los dos anteriores, este manual se centra en cómo abordar los trastornos desde un punto de vista psicoterapéutico y da indicaciones para un tratamiento potencialmente exitoso.

Como su nombre indica, lo utilizan principalmente los terapeutas psicodinámicos y se basa en los principios de la psicología profunda, como lo inconsciente y los conflictos intra- e interpsíquicos.

Criterios y proceso de diagnóstico oficiales del OPD-2 para el trastorno de ansiedad social (fobia social).

Como puedes ver, este último manual es significativamente diferente de los dos anteriores, ya que se centra principalmente en las experiencias subjetivas del paciente en lugar de listas de control objetivas.

Para conocer más acerca del enfoque psicodinámico del TAS, te recomendamos que leas nuestro artículo sobre la terapia psicodinámica para la ansiedad social.

¿Quién puede diagnosticar la ansiedad social?

En la mayoría de los países, el trastorno de ansiedad social puede ser diagnosticado por un médico común, un psiquiatra o un psicólogo clínico. Los diagnósticos de salud mental deben ser realizados por un profesional cualificado. No te autodiagnostiques.

Dependiendo de tu país (o Estado) de residencia, esto puede variar. Si no estás seguro a quién acudir, habla con tu médico de atención primaria.

Dicho esto, hay una serie de pruebas que puedes utilizar para medir el alcance de tu ansiedad social por ti mismo. Una de estas herramientas es la versión de autoinforme de la escala de ansiedad social de Liebowitz. Se trata de una breve encuesta que dura unos 10 minutos.

Hasta ahora sólo ofrecemos este autotest en inglés. Pronto te proporcionaremos más cuestionarios en español aquí.

Señales que indican que puedes tener ansiedad social

Si sospechas que tienes fobia social, pero aún no estás seguro de si tus miedos sociales son clínicamente significativos o no, echa un vistazo a las siguientes indicaciones que pueden fortalecer tu sospecha.

La siguiente lista muestra los signos más comunes de la ansiedad social:

  • Te preocupa mucho lo que los demás puedan pensar de ti.
  • Evitas decir o hacer cosas porque temes que te juzguen o les caigas mal a los demás.
  • Tienes miedo de hablar delante de grupos (ten en cuenta que este miedo es muy común, incluso entre quienes no tienen fobia social).
  • Tiendes a tener miedo de decir o hacer algo que pueda ofender a los demás, por lo que restringes tu comportamiento.
  • Temes ser percibido como ansioso o inseguro.
  • Tienes miedo de mostrar síntomas de ansiedad visibles o perceptibles (como sonrojarte, sudar, temblar, tener la voz temblorosa, etc.).
  • Tienes miedo de hacer el ridículo y te sientes fácilmente avergonzado o humillado.
  • Te preocupas mucho por lo que vas a decir a los demás. A veces, planificas conversaciones enteras.
  • A menudo te preocupas por hacer el ridículo delante de los demás (por ejemplo, tropezar o caerte).
  • Te preocupas excesivamente por romper las normas sociales.
  • Te sientes incómodo al establecer y mantener el contacto visual.
  • Te preocupa mucho ser desagradable, parecer estúpido, raro o inaceptable para los demás.
  • Te pones muy nervioso cuando interactúas con una persona que te atrae.
  • Te sientes muy incómodo cuando conoces a desconocidos.

Debes tener en cuenta que estos son sólo los ejemplos más comunes y que la mayoría de las personas se identifican con uno u otro de estos síntomas, ya que son inseguridades humanas normales.

Sin embargo, si te identificas con numerosos de estos signos y restringes tu estilo de vida a causa de ello, es probable que estés afectado por el trastorno de ansiedad social.

¿Qué hacer si crees que tienes ansiedad social?

En este punto, deberías tener una ligera idea de si tienes o no fobia social. Entonces, ¿qué deberías hacer si crees que estás afectado?

Si crees que padeces un trastorno de ansiedad social (TAS), acude a tu médico general, a un psiquiatra o a un psicólogo clínico para verificar tu sospecha. El TAS requiere tratamiento profesional. Infórmate sobre las opciones de tratamiento e inicia la terapia lo antes posible.

No dudes en echar un vistazo a nuestro sitio web, ya que hemos elaborado una amplia recopilación de información útil. Para saber más sobre las opciones de tratamiento viables, te invitamos a leer nuestra completa guía terapéutica.


American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). Arlington, VA: American Psychiatric Publishing.

OPD Working Group (2nd ed.). Operationalized Psychodynamic Diagnostic OPD – 2. The Manual for Diagnostics and Therapy Planning. Bern, Huber Verlag; 2006.

Stemmer-Lück Magdalena. (2009). Verstehen und behandeln von psychischen Störungen psychodynamische Konzepte in der psychosozialen Praxis. Kohlhammer.

World Health Organization. (1992). The ICD-10 classification of mental and behavioural disorders: Clinical descriptions and diagnostic guidelines. Geneva: World Health Organization.

Mostrar Referencias

Pinea – Comparte – Sigue