Los 10 efectos más graves de tener trastorno de ansiedad social

Al contrario de lo que se piensa, el trastorno de ansiedad social (TAS, también llamado fobia social) no es lo mismo que la timidez o la introversión.

Mientras que estos últimos describen rasgos de personalidad bastante comunes, el primero es una condición de salud mental que requiere tratamiento profesional.

El TAS se caracteriza por un miedo intenso a ser juzgado, evaluado negativamente o rechazado en situaciones sociales (American Psychiatric Association, 2013).

Estas preocupaciones excesivas suelen tener efectos graves en la vida de quien las padece.

A continuación, examinaremos los efectos más comunes del trastorno de ansiedad social en diferentes ámbitos de la vida.

Amistades más escasas y menos satisfactorias

Dado el rasgo distintivo de la ansiedad social -estar muy preocupado por ser juzgado o rechazado por los demás-, las personas afectadas tienden a tener muchas dificultades para hacer amigos, especialmente los cercanos.

No sólo eso, sino que también pasan menos tiempo con sus compañeros cercanos, si es que los tienen (Hur et al., 2020).

Entre otras cosas, tener buenos amigos y pasar tiempo con ellos es un ingrediente esencial para una vida feliz y plena.

Las personas con ansiedad social no suelen disfrutar de ello, y si consiguen hacer buenos amigos, tienden a pasar menos tiempo con ellos en comparación con otras personas.

Recuerda que, en muchos de estos casos, pasar tiempo con sus amigos suele implicar experimentar ansiedad y miedo a ser evaluado negativamente, lo que hace que este tiempo sea menos agradable y satisfactorio.

Un consejo rápido para los que padecen TAS: un estudio reciente descubrió que pasar tiempo con amigos cercanos tiende a tener un impacto positivo en los niveles de ansiedad, estado de ánimo y depresión (Hur et al., 2020).

Por supuesto, esto sólo es cierto para aquellos que realmente tienen buenos amigos. En muchos casos, vivir sin amistades significativas es una de las desafortunadas consecuencias de sufrir ansiedad social.

Relaciones románticas menos satisfactorias y mayor probabilidad de estar soltero

La fobia social tiene un enorme impacto negativo en el funcionamiento interpersonal de un individuo, que tiende a tener un impacto negativo en las relaciones románticas de las personas afectadas (Acarturk, de Graaf, Van Straten, Have, & Cuijpers, 2008Gordon, Heimberg, Montesi, Fauber, 2012).

El trastorno de ansiedad social está relacionado con mayores probabilidades de estar soltero, divorciarse y experimentar menos intimidad en las relaciones románticas. Asimismo, los afectados tienen menos encuentros y relaciones sexuales, están menos satisfechos con ellas y tienen menos probabilidades de casarse.

Piensa en una relación sana y feliz. Normalmente, cuando las cosas van bien, ambos miembros de la pareja comparten y comunican cómo se sienten, y esto suele conducir a mayores niveles de intimidad.

Por desgracia, las personas socialmente ansiosas suelen ser muy sensibles a las críticas y a ser evaluadas negativamente.

Por lo tanto, compartir lo que sienten con su pareja no es necesariamente una buena estrategia, ya que su pareja puede tener dificultades para entender lo que están pasando y puede reaccionar con frustración, especialmente cuando se convierte en una especie de patrón.

Un estudio descubrió que las personas socialmente ansiosas que retenían sus emociones en sus relaciones románticas acababan sintiéndose más cerca de su pareja (Kashdan, Volkmann, Breen, & Han, 2007).

Esto significa que las personas con TAS no sólo tienen menos probabilidades de tener relaciones románticas, sino que también necesitan retener sus verdaderas emociones para no alejar a su pareja, si tienen la suerte de tenerla.

Lazos familiares débiles y emocionalmente distantes

Estar emocionalmente cerca y en contacto regular con la familia ha demostrado ser un factor de protección contra el TAS (Levine, Taylor, Nguyen, Chatters, & Himle, 2015).

Esto sugiere que muchas personas con ansiedad social no tienen relaciones satisfactorias o saludables con sus familias.

La gente socialmente ansiosa tiende a tener vínculos familiares más débiles en comparación con otros y a menudo carecen de un sistema de apoyo familiar saludable. Las personas afectadas informan de un mayor distanciamiento emocional y físico con los miembros de su familia y es menos probable que formen y críen su propia familia.

Esto puede ser muy problemático.

La familia no sólo es uno de los elementos fundamentales del bienestar general y de una vida plena, sino que también puede proporcionar un refugio emocional y físico ante las dificultades de la vida.

Sin un sistema de apoyo familiar que funcione, las personas con ansiedad social se encuentran a menudo luchando con su TAS solo, lo que puede intensificar el sufrimiento.

Menores logros educativos

Ir a la escuela y a la universidad requiere estar en un aula con muchos otros estudiantes. No hace falta decir que esto suele ser problemático para las personas socialmente ansiosas.

El colegio suele ser especialmente difícil para los adolescentes con TAS. Con todos los chicos intentando ser guays y encajar, nadie quiere ser visto como inseguro, débil o raro.

Curiosamente, la fobia social suele aparecer al principio de la adolescencia, justo cuando los chicos empiezan a preocuparse por su imagen y quieren ser aceptados y gustar a sus compañeros.

Sin embargo, como es muy normal que haya algún tipo de inseguridad a esa edad, los padres y profesores suelen restar importancia a los miedos sociales de los niños y no los toman en serio.

Esto deja a los niños con TAS en un mal lugar. Su ansiedad y su miedo deben ser tomados en serio, pero sus padres y profesores suelen pensar que se trata de una fase que ya superarán.

Asistir a la escuela suele ser un gran desafío para los estudiantes con trastorno de ansiedad social. Muchos se sienten muy incómodos y ansiosos en el aula, mientras que otros evitan por completo estas situaciones. Esto suele dar lugar a calificaciones más bajas y muchos estudiantes abandonan la escuela antes de tiempo.

Los estudiantes con ansiedad social que abandonan los estudios de forma prematura tienen un mayor riesgo de sufrir abuso y dependencia del alcohol en un momento posterior de su vida, en comparación con los que alcanzan el nivel de estudios deseado (Van Ameringen, 2003, Mancini, & Farvolden, 2003).

Debido a su miedo al entorno de las aulas, las personas con TAS tienen menos probabilidades de cursar estudios superiores, lo que nos lleva a la siguiente consecuencia de padecer fobia social.

Empleos por debajo del potencial profesional y salarios más bajos

En general, muchas personas con TAS tienen las habilidades intelectuales, y a menudo la pasión por un tema concreto, necesarias para obtener un título y tener éxito en una profesión determinada.

Sin embargo, muchas personas con fobia social tienen miedo de estar en un aula o de tener que hacer presentaciones delante de grandes grupos de personas y, por lo tanto, rehúyen los estudios superiores.

Al final, la mayoría se alegra de haber superado el instituto de alguna manera.

Muchas personas con trastorno de ansiedad social eligen trabajos en los que la comunicación interpersonal se reduce al mínimo, por lo que es menos probable que sean juzgados y evaluados negativamente por sus compañeros o supervisores. A menudo rinden por debajo de su potencial profesional y ganan sueldos inferiores a la media.

Las actividades que realizan pueden ser importantes y aportar valor a la sociedad, pero no son necesariamente la elección correcta dadas sus habilidades y talentos individuales, por no hablar de sus pasiones.

Como resultado, las personas con TAS ganan un 10% menos de media en comparación con las personas sin ansiedad social (Katzelnick et al., 2001).

Los individuos afectados también informan de que se toman más días libres y son menos productivos debido a sus síntomas de ansiedad (Stein, McQuaid, Laffaye, & McCahill, 1999).

Como pasamos gran parte de nuestra vida en el entorno profesional en el que nos encontramos, tiene un gran impacto negativo en nuestra satisfacción vital hacer un trabajo que nos disgusta.

En consecuencia, las personas socialmente ansiosas que eligen una carrera que no les satisface realmente están menos satisfechas con sus vidas.

Una peor salud física y mental

Otra área que suele verse afectada por la ansiedad social es la salud física y mental.

Piensa en esto:: Las personas socialmente ansiosas o bien evitan las situaciones sociales que les asustan -lo que se asocia a un aumento de la soledad- o bien experimentan regularmente un gran estrés cuando se enfrentan a ellas, lo que significa que están expuestas crónicamente a una gran cantidad de estrés.

Ambas opciones tienen un impacto negativo en su salud.

La soledad se ha relacionado con la disminución de la salud física y mental, así como con un estilo de vida poco saludable (Richard et al., 2017).

El estrés crónico influye negativamente en el funcionamiento físico y mental (Yaribeygi, Panahi, Sahraei, Johnston, & Sahebkar, 2017).

Estar rodeado de otros suele aumentar el bienestar general, así como la salud física y mental.

Somos criaturas intrínsecamente sociales que evolucionaron para sentirse bien cuando formamos parte de un grupo y colaboramos con los demás, ya que esto era beneficioso para nuestra supervivencia como especie.

Dado que las personas con trastorno de ansiedad social sufren altos niveles de estrés cuando están con otras personas o pasan mucho tiempo solas, carecen de los efectos protectores del contacto social. La ansiedad crónica y la soledad se asocian a una peor salud física y mental.

Éste es el principal dilema de la persona socialmente ansiosa: ansía el contacto con los demás, pero experimenta ansiedad y estrés cuando está rodeada de otros porque teme ser rechazada y no poder pertenecer al grupo.

Por desgracia, el resultado suele ser un deterioro de la salud física y mental.

Abuso y dependencia del alcohol

Muchas personas con ansiedad social recurren al alcohol para reducir sus miedos y mejorar su sociabilidad. Otros lo utilizan como medio para aliviar el estrés y elevar el estado de ánimo. Los trastornos por consumo de alcohol son muy comunes entre las personas con fobia social, ya que la sustancia suele utilizarse como herramienta de afrontamiento.

Por ejemplo, las personas con ansiedad social suelen beber en fiestas o reuniones familiares, donde el consumo de alcohol está socialmente aceptado.

Otros pueden abusar del alcohol en una primera cita, o incluso en situaciones cotidianas, como antes de ir al trabajo o de quedar con los amigos.

Existe una fuerte relación entre la ansiedad social y el trastorno por consumo de alcohol, ya que casi la mitad de los afectados por el TAS también cumplen los criterios del trastorno por consumo de alcohol en algún momento de su vida (Grant et al., 2005Schneier et al., 2010).

En la mayoría de estos casos, tener TAS precede al alcoholismo, lo que significa que las personas con TAS consumen muy a menudo alcohol para hacer frente a su ansiedad y acaban convirtiéndose en adictos a él.

De hecho, las personas diagnosticadas de TAS tienen cuatro veces más probabilidades de desarrollar un trastorno por consumo de alcohol que las que no tienen fobia social (Buckner et al., 2008; Schneier et al., 2010).

Y estas cifras sólo se refieren al trastorno por consumo de alcohol. Como se sabe, hay muchas otras sustancias de las que se puede abusar.

Por ejemplo, una de cada cuatro personas con TAS tiene una dependencia de la nicotina, y los enfermos de TAS tienen siete veces más probabilidades de experimentar una dependencia de la marihuana en comparación con la población general (Agosti, Nunes, Levin, 2002).

Depresión, ideas suicidas y mayor riesgo de suicidio

Después de todo lo que hemos tratado hasta ahora, es lógico que la depresión aparezca en esta lista.

Dado que las amistades, las relaciones románticas, la vida familiar, la educación y la vida profesional, así como la salud física y mental, se ven drásticamente afectadas por el TAS, probablemente se explique por sí mismo por qué las personas con trastorno de ansiedad social tienden a desarrollar depresión.

Un estudio longitudinal que siguió a un gran grupo de adolescentes y adultos jóvenes con TAS durante varios años descubrió que estos individuos eran más propensos a desarrollar depresión en comparación con la población general (Wittchen, Stein, & Kessler, 1999).

Los que ya tenían síntomas depresivos al inicio del estudio corrían un riesgo aún mayor de sufrir otro episodio depresivo o una depresión permanente.

El problema de añadir depresión a un trastorno de ansiedad social existente es que aumenta el retraimiento social, que a su vez aumenta la ansiedad social, que a su vez conduce a más síntomas depresivos, y así sucesivamente.

Esto suele conducir a un aumento de los pensamientos suicidas y a un mayor riesgo de cometer realmente un suicidio (Wunderlich, Bronisch, & Wittchen, 1998).

Otras condiciones de salud mental adicionales

Hasta en un 90% de los casos, el trastorno de ansiedad social se acompaña de una afección psiquiátrica adicional (Acarturk, de Graaf, van Straten, Have y Cuijpers, 2008).

Hasta ahora, hemos tratado los más comunes: el trastorno por consumo de sustancias y la depresión, así como un mayor riesgo de suicidio.

Sin embargo, hay muchos más problemas psicológicos asociados al TAS.

Las personas afectadas por el TAS suelen sufrir también un trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), un trastorno de estrés postraumático (TEPT), trastornos alimentarios, así como trastornos infantiles como el TDAH (Koyuncu, İnce, Ertekin, & Türkel, 2019).

Cuando el TAS coexiste con una de estas afecciones -lo que significa que una persona padece dos o más trastornos al mismo tiempo-, esto suele ir acompañado de una mayor gravedad de los síntomas, una mayor resistencia al tratamiento y un menor funcionamiento general.

Esto puede hacer que el trastorno de ansiedad social sea más difícil de tratar y, por supuesto, suele significar más problemas y más sufrimiento para la persona afectada.

Nos gustaría señalar aquí que estas condiciones psiquiátricas adicionales no son necesariamente consecuencias de la fobia social. Simplemente, a menudo coexisten con ella.

Lucha diaria con tareas aparentemente sencillas

Hasta ahora, hemos cubierto partes bastante grandes e importantes de la vida que a menudo se ven afectadas por el TAS.

Sin embargo, este último punto de nuestra lista se centra en las cosas pequeñas.

Aunque parezcan pequeñas, estas cosas son en realidad parte de las consecuencias más graves con las que tienen que lidiar las personas con TAS.

Nos referimos a la lucha con las tareas diarias y los quehaceres mundanos. Cosas que son fáciles para la mayoría de las personas, pero que pueden ser increíblemente difíciles para las personas con ansiedad social.

Dependiendo de la persona, las áreas problemáticas específicas pueden variar. Pero todas las personas con TAS tienen sus propias situaciones personales que temen y con las que realmente luchan.

Esto significa que las personas con fobia social tienen que elegir casi todos los días entre evitar las situaciones sociales a las que temen -y luego sufrir las consecuencias de no aparecer en la vida- o enfrentarse a la situación social, pero hacerlo con gran estrés y ansiedad.

Situaciones que la mayoría de la gente encuentra normales y quizá incluso agradables pueden ser un gran obstáculo para las personas socialmente ansiosas.

Dado que las personas con TAS a menudo tienen que experimentar estas situaciones que provocan ansiedad a diario, estas “pequeñas” cosas merecen estar en esta lista.

Y probablemente se encuentren entre los efectos más intolerables de la ansiedad social de todos.

Esperamos que este artículo sirva para crear conciencia sobre la gravedad del trastorno de ansiedad social. Si te interesa el tema, te invitamos a leer nuestra guía de introducción al trastorno de ansiedad social, que abarca los fundamentos del TAS, o a dirigirte a nuestra guía completa de tratamiento, diseñada para ofrecerte una visión general de las opciones de tratamiento disponibles.

Pinea | Comparte | Sigue


Mostrar referencias

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *