Terapia metacognitiva para el trastorno de ansiedad social

“Intenta plantearte esta tarea: no pensar en un oso polar, y verás cómo esa cosa maldita te viene a la mente cada minuto”.

Fiódor Dostoievski, Notas de invierno sobre impresiones de verano, 1863

En previsión de una situación social temida, muchas personas con trastorno de ansiedad social (TAS) experimentan algún tipo de pensamiento negativo.

“¿Y si se dan cuenta de mi ansiedad?”

“¿Y si me rechazan?”

“No puedo hacer esta presentación, estoy demasiado nervioso”.

“La gente me ridiculizará si cometo un error”.

Tradicionalmente, la terapia cognitivo-conductual (TCC) sostiene que pensamientos negativos como éstos son la razón por la que las personas desarrollan problemas psicológicos, como los trastornos de ansiedad y la depresión (por ejemplo, Beck, 1976; Ellis y Harper, 1961).

Sin embargo, si lo pensamos críticamente, nos damos cuenta de que la mayoría de las personas están familiarizadas con pensamientos negativos de este tipo, pero no todos estamos afectados por trastornos mentales.

Entonces, ¿qué es lo que determina que estos pensamientos conduzcan o no a un trastorno psicológico, como el TAS?

La terapia metacognitiva propone una nueva perspectiva.

No es lo que la gente piensa, sino cómo piensa

Adrian Wells (2009), profesor de Psicopatología Clínica y Experimental de la Universidad de Manchester, sostiene que lo que regula las experiencias emocionales de las personas y su capacidad para controlarlas no es lo que piensan, sino cómo piensan.

Ha acuñado el término metacognición, que se refiere a las creencias sobre el pensamiento.

Por ejemplo, puedes tener la creencia de que es útil preocuparte por las situaciones sociales futuras, ya que esto puede prepararte para todas las cosas que podrían salir mal.

En este caso, sostiene Wells, no se trata tanto del contenido específico de tus pensamientos (por ejemplo, “¿Y si me rechazan?“), sino del proceso en el que participan tus pensamientos: la preocupación.

Veamos cómo se manejan estos dos puntos de vista diferentes en la terapia.

What regulates people’s emotional experiences and their ability to control them is not what they think, but how they think.

TCC Tradicional vs. Terapia Metacognitiva

Como se ha mencionado anteriormente, la TCC tradicional sostiene que los pensamientos relacionados con el peligro conducen a la ansiedad y pueden acabar provocando un trastorno (Beck, 1976).

Basándose en esta idea, el terapeuta y el paciente se unen para explorar el contenido específico de los pensamientos del paciente.

“Estoy seguro de que me rechazarán”.

“No soy digno de amor y aceptación”.

Una vez identificados, estos pensamientos se tratan como hipótesis falibles y se examinan críticamente para comprobar su exactitud y utilidad.

La teoría metacognitiva, en cambio, sostiene que estos pensamientos negativos no causan trastornos de ansiedad (Wells, 1995).

En cambio, señala el papel crucial de las metacogniciones (ideas sobre el pensamiento) para el desarrollo de las afecciones mentales, como la fobia social (Wells, 2009).

Según esta teoría, las metacogniciones erróneas tienden a conducir a estilos de pensamiento desadaptativos, y éstos son la razón subyacente de las respuestas emocionales desproporcionadas, como las que se encuentran en las personas con ansiedad social.

Metacognitions lead to maladaptive thinking styles, which he sees as the actual causes of psychological problems such as social anxiety.

Por tanto, la terapia metacognitiva trata de identificar las ideas desadaptativas del paciente sobre el pensamiento.

Esto puede lograrse centrándose en los procesos de pensamiento que el paciente lleva a cabo cuando experimenta reacciones emocionales intensas, como la ansiedad o la vergüenza.

Por ejemplo, las personas con TAS tienden a rumiar excesivamente sobre los percances sociales pasados, impulsados por la creencia subyacente (metacognición) de que esto les ayudará a evitar situaciones sociales similares en el futuro.

Echemos un vistazo a las metacogniciones más comunes de las personas con ansiedad social.

“Puedo prepararme para los peores resultados reproduciéndolos en mi mente repetidamente”. – Ansiedad anticipatoria

“Analizar detalladamente mi desempeño en situaciones sociales pasadas y detenerme en situaciones embarazosas mejorará mi desempeño futuro”. – Rumiación

“Estar atento a mi activación física y a las amenazas externas en situaciones sociales me ayudará a controlarlas”. – Mayor conciencia de sí mismo y concentración en la amenaza

“Es posible y beneficioso evitar ciertos pensamientos”. – Supresión del pensamiento

Attempts to suppress unpleasant thoughts usually backfire.

Si sufres de fobia social, probablemente te identifiques con una o varias de las convicciones anteriores.

Según la terapia metacognitiva, estas metacogniciones defectuosas causan y mantienen tu ansiedad social, ya que conducen al llamado síndrome cognitivo atencional.

Por cierto, si quieres saber más sobre la TCC tradicional (que es bastante eficaz) para la ansiedad social, deberías hacer clic aquí para ir a nuestro artículo sobre este tema. Te ayudará a obtener una comprensión completa de este enfoque de tratamiento ampliamente utilizado.

Síndrome cognitivo atencional y ansiedad social

Los estilos de pensamiento desadaptativos, como la participación en la rumiación excesiva o el intento de suprimir los pensamientos que provocan ansiedad, tienden a conducir a una forma específica de pensar.

Wells y Mathews (1996) han acuñado el término síndrome cognitivo atencional para referirse a él.

Como el síndrome cognitivo atencional está vinculado a procesos de pensamiento poco útiles, se considera la razón principal por la que algunas personas se quedan atrapadas en determinadas emociones (como la ansiedad en situaciones sociales), mientras que otras personas pueden seguir adelante con relativa rapidez cuando se enfrentan a ellas (Wells, 2009).

Por ejemplo, las personas con ansiedad al hablar en público tienden a quedarse atrapadas en sus sentimientos de nerviosismo, ya que prestan mucha atención a su activación física e intentan reducirla conscientemente.

Estos intentos, impulsados por la metacognición de que son útiles y reducirán la ansiedad, son la razón por la que su ansiedad se exacerba en lugar de disminuir.

The cognitive attentional syndrome is the reason why some individuals get trapped into certain emotions such as anxiety. It is a common phenomenon in people with social anxiety disorder.

Dado que las metacogniciones defectuosas, inexactas y poco útiles se encuentran en la base misma del síndrome cognitivo atencional, son el objeto principal de la terapia metacognitiva.

¿Qué es la terapia metacognitiva?

La terapia metacognitiva (Wells, 2007) propone un cambio de enfoque: Alejarse de los pensamientos negativos sobre uno mismo, los demás y el mundo, y dirigirse a nuestras creencias sobre la utilidad de determinados estilos de pensamiento.

Sugiere un examen de las ideas que tenemos sobre nuestro propio pensamiento, como “Es útil preocuparse por el futuro“, o “Es importante controlar mis pensamientos“.

Changing your metacognitions can help ease anxiety and be more calm.

Wells señala que los pacientes pueden recuperar un buen nivel de control sobre sus emociones si aprenden a aceptar los pensamientos intrusivos y automáticos.

Recomienda que examines críticamente tus metacogniciones y las ajustes si crees que son inexactas y perjudiciales.

Las siguientes preguntas pueden ayudarte a iniciar esta tarea:

  • ¿Es realmente útil preocuparse excesivamente por todo lo que puede ir mal, o llega a un punto en que sólo aumenta tu ansiedad?
  • ¿Realmente te beneficia rumiar sin cesar sobre los errores sociales del pasado?
  • ¿Tiene sentido centrarse en tu activación física y en las amenazas sociales externas en lugar de participar activamente en la situación social?
  • ¿Funcionan tus intentos de suprimir determinados pensamientos? ¿Y si permites que surjan y vuelves a centrarte en la situación social?

Sin embargo, para conseguir realmente un cambio significativo y duradero, te recomendamos que inicies un proceso terapéutico.

Para saber más sobre tus opciones, haz clic aquí para consultar nuestro libro electrónico que ofrece una visión completa y un resumen de las psicoterapias eficaces para la ansiedad social.

Pinea | Comparte | Sigue


Mostrar Referencias

Leave a Reply

Your email address will not be published.